Estos 5 hábitos agregarán años a tu vida, según un nuevo estudio de Harvard

Todo el mundo sabe que si quieres vivir mucho tiempo, debes mantener tu salud. Pero, ¿cómo exactamente haces eso? Afortunadamente un estudio reciente de Harvard ha determinado cinco hábitos saludables que en realidad pueden sumar hasta 10 años a tu vida. Ninguno de los hábitos debe ser una sorpresa: probablemente son todas las cosas que aprendiste en la escuela, de tus padres o de los anuncios de servicio público en la televisión. Pero resulta que esos clichés de salud contienen mucha verdad.

Para el estudio un equipo de investigadores de Harvard examinó alrededor de tres décadas de datos de historia clínica de 44,354 hombres y 78,865 mujeres. Luego, observaron cómo cinco hábitos específicos podrían afectar el tiempo que vivirían esos individuos. Para aquellos que no adoptaron ninguno de estos hábitos, estimaron que a los 50 años, una mujer viviría aproximadamente 29 años más y un hombre viviría aproximadamente 26 años más. Pero para aquellos que adoptaron los cinco hábitos, se esperaba que las mujeres vivieran unos 43 años más y que los hombres vivieran unos 38 años más. Son 14 y 12 años más, respectivamente.

 

  1. No fumes.

Si no has empezado a fumar, ¡buen trabajo! Sigue así. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., fumar cigarrillos es la causa principal de enfermedades prevenibles y muerte en los Estados Unidos. Ocasiona más de 480,000 muertes cada año. La buena noticia es que menos personas fuman cada año. ¡Sé inteligente y no empieces!

 

  1. No bebas demasiado.

El consumo excesivo de alcohol definitivamente no es bueno para su salud. Según los CDC, puede provocar problemas de salud obvios como el cáncer, enfermedades del corazón, y otros menos obvios, como accidentes automovilísticos, violencia y comportamientos de riesgo. Recomiendan mantener el consumo de alcohol en dos bebidas al día para los hombres y una para las mujeres (y no puedes hacer trampa ahorrando todo y enloqueciendo el fin de semana).

 

  1. Manten tu peso.

Específicamente, los investigadores recomiendan mantener un índice de masa corporal (IMC) de 18.5 a 24.9. Puedes calcular tu IMC dividiendo tu peso en kilogramos por tu altura en metros, o utilizando una calculadora en línea. El IMC no es perfecto, es una medida antigua que puede ir mal si eres muy bajo, muy alto o muy musculoso, pero los investigadores aún lo usan como una regla general. Un IMC saludable está relacionado con un menor riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, diabetes, presión arterial alta y cáncer.

 

  1. Comer una dieta de calidad.

Comer una dieta bien balanceada llena de alimentos ricos en nutrientes te ayudará a obtener las vitaminas y los minerales que necesitas sin efectos negativos en tu IMC. ¿Qué es una dieta bien balanceada? Si bien puede parecer que las recomendaciones nutricionales cambian todo el tiempo, los expertos dicen lo mismo todo el tiempo: come cereales integrales, frutas y verduras, productos lácteos bajos en grasa y carnes magras, al mismo tiempo limita tu consumo de grasas, azúcar y sal. Hay una razón por la que la dieta basada en esta recomendación ha sido calificada como la mejor durante ocho años consecutivos.

 

  1. Haz ejercicio durante al menos 30 minutos al día.

Según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., “Los adultos que son físicamente activos son más saludables y tienen menos probabilidades de desarrollar muchas enfermedades crónicas que los adultos que no son activos, independientemente de su género o etnia”. Desglosan esta cifra de 30 minutos al día, por los “beneficios sustanciales para la salud”, los adultos deben participar en ejercicios de intensidad moderada, como caminar a paso ligero durante 150 minutos a la semana (aproximadamente 20 minutos al día), ejercicios de intensidad como trotar durante 75 minutos a la semana (25 minutos al día si lo haces tres veces a la semana), y actividades para fortalecer los músculos como levantar pesas o usar bandas de resistencia dos o más veces por semana. De acuerdo con los investigadores de la Universidad Brigham Young, ese nivel de ejercicio físico puede retardar el envejecimiento dentro de tus células.

Comentarios