Carne de Hamburguesa crecida en el laboratorio para el 2020 en tu plato

[x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 45px 0px 45px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]

A muchos de nosotros nos gusta el sabor de una hamburguesa, pero nos preocupamos por todos los impactos negativos que conlleva la producción de carne, y también la matanza de animales. Por lo que científicos holandeses se dieron a la tarea de cultivar carne en el laboratorio y piensan que estará lista para el consumo público en los próximos cinco años.

La primera carne cultivada en el laboratorio a partir de células madre de carne real, se produjo en el año 2013. Sin embargo, a un precio de US $ 325.000, por lo cual no era una opción práctica para McDonalds o en cualquier otro lugar. En los años que siguieron, el proceso se ha perfeccionado mucho: una hamburguesa desarrollada en un laboratorio ahora cuesta sólo US $ 11.36, y 10.000 kilos de carne se pueden producir a partir de una pequeña pieza de músculo de la vaca.

Peter Verstrate, el jefe de la nueva empresa creada para desarrollar la carne comenta: “Me siento muy emocionado por la perspectiva de llevar este producto a la venta, Y estoy seguro de que cuando se ofrece como una alternativa a la carne cada vez a más personas le resultará difícil no comprar nuestro producto por razones éticas.”

[/x_text][x_blockquote cite=”Mark Post, profesor de la Universidad de Maastricht a cargo del proyecto” type=”center”]”Estoy seguro de que la tendremos en el mercado en cinco años”.[/x_blockquote][x_video_embed no_container=”false” type=”16:9″][/x_video_embed][x_text]

Para hacer las hamburguesas, se extraen células madres de una vaca utilizando un procedimiento que es rápido e inofensivo. Entonces se le dan nutrientes y productos químicos para estimular el crecimiento y multiplicación a estas células. Después de varias semanas, las células – ahora más de un millón en número – se mueven a platos más pequeños, donde pueden ser desarrolladas en pequeñas tiras de músculo. Esas tiras se colocan en capas juntas, coloreado, y se mezcla con grasa para hacer la hamburguesa final.

Como informa la BBC, un estudio independiente muestra que la carne cultivada en el laboratorio utiliza 55 por ciento de la energía y el 1 por ciento de la tierra en comparación con los métodos tradicionales. Lo que es más, las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen en un 96 por ciento a lo largo del camino.

Fuente:

[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section]

Comentarios