¿Comes de más en el invierno?, te explicamos porque

Los seres humanos han evolucionado para comer en exceso inconscientemente en el invierno. En el pasado, el sobrepeso no representaba una amenaza importante para nuestra supervivencia en comparación con el bajo peso. El deseo de nuestro cuerpo para mantener la grasa es aún mayor en el invierno, cuando las fuentes de alimentos naturales son escasos.

Investigadores de la Universidad de Exeter utilizan modelos de computadora para predecir la cantidad de grasa que almacenan los animales. Los datos muestran que los animales se esfuerzan para mantener un peso por encima de lo que iban a perder y por debajo de lo que ganarían. Había sólo un pequeño efecto negativo para el almacenamiento de demasiada energía.

Uno esperaría que la evolución nos ha dado la capacidad de darte cuenta cuando hemos comido lo suficiente, pero en su lugar, tenemos muy poco control cuando nos enfrentamos con comida artificial. La necesidad de comer alimentos, que tienen mucha azúcar y sabor, es más grande que cualquier mecanismo evolutivo débil que nos diría que no.

Todos los animales, incluidos los humanos, no vemos afectados por los efectos estacionales con la necesidad de aumentar de peso. El almacenamiento de grasa es un seguro contra el riesgo de no encontrar comida.

Comentarios