El sulforafano presente en el germinado de brócoli y otras crucíferas puede prevenir cáncer

[x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 45px 0px 45px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]

Investigadores de los EE.UU. han descubierto que un compuesto en los vegetales de color verde oscuro (verduras crucíferas) llamado sulforafano puede ser capaz de tratar el cáncer y ayudar a que los medicamentos contra el cáncer trabajen con mayor eficacia.

El sulforafano se encuentra en concentraciones más altas en el germinado de brócoli, pero también está presente en las coles de Bruselas, col rizada, coliflor y repollo.

[/x_text][x_video_embed no_container=”false” type=”16:9″][/x_video_embed][x_text]

En el estudio realizado por investigadores del Centro de Ciencias de la Salud Texas A & M, participaron 28 voluntarios humanos mayores de 50 años que ya estaban realizando colonoscopias de rutina y fueron encuestados sobre sus hábitos de comer vegetales crucíferos.

Cuando los investigadores examinaron las biopsias de colon de los voluntarios, se encontró que los que comían más porciones de verduras de color verde oscuro tenían niveles más altos de expresión de un gen supresor de tumores (llamado p16) que los que comían pocos o ninguna verdura crucífera.

Lo que sorprendió a los investigadores es que se dieron cuenta de que los beneficios de la ingesta de vegetales persistieron incluso cuando los voluntarios indicaron que no comían verduras todos los días. Eso es extraño, porque sulforafano usualmente desaparece del cuerpo en menos de 24 horas después de ser consumido.

Lo que significa es que comer verduras crucíferas o tomar el sulforafano en una forma de suplemento, puede llegar a cambiar tus genes, lo que ayuda a tu cuerpo a mejorar la prevención del crecimiento tumoral.

Fuente:

[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section]

Comentarios