El trasplante de popo en cápsulas funciona mejor que los antibióticos

[x_section style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 45px 0px 45px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]

Hay un procedimiento relativamente nuevo médico llamado trasplante fecal que está superando a los antibióticos contra las infecciones graves. Los médicos esencialmente toman popo de una persona sana, la congelan y trituran en una licuadora, luego se la dan a una persona enferma, ya sea por un tubo por la nariz o por el recto en cápsulas.

[/x_text][x_blockquote cite=”” type=”center”]El método, coloniza el intestino con bacterias sanas, y tiene una tasa de éxito del 85% frente a infecciones que amenazan la vida tales como Clostridium en comparación con sólo el 20% para el tratamiento antibiótico estándar[/x_blockquote][x_text]

Hasta el momento, se reportan pocos efectos adversos después de más de 7.000 trasplantes.

Tim Spector del King College de Londres y Rob Knight de la Universidad de California en San Diego comentan: Los trasplantes parecen relativamente seguros para los pacientes de edad avanzada y las personas con sistemas inmunológicos deficientes.

Más de 500 centros en los EE.UU. ahora ofrecen el trasplante fecal y la mayoría usan donaciones congeladas de la organización sin fines de lucro del banco heces, OpenBiome, en Boston. El regulador británico (HAMR) ha clasificado temporalmente a los trasplantes fecales como medicamento.

El Trasplante fecal también se está probando para otras condiciones como la obesidad, diabetes, síndrome del intestino irritable y colitis. Sin embargo, Spector y Caballero dicen que las afirmaciones de que el trasplante es una panacea para muchas enfermedades son probablemente demasiado optimistas. Y hay riesgos de infección. Y la transferencia de microorganismos a un nuevo huésped podría incluir la transferencia de la susceptibilidad a la obesidad e incluso la enfermedad mental.

Estos posibles riesgos sugieren que el trasplante fecal, aunque es una nueva herramienta emocionante, debe vigilarse cuidadosamente.

Fuente:

 [/x_text][/x_column][/x_row][/x_section]

Comentarios