Lo que necesitas saber sobre el BPA y su relación con diabetes y obesidad

Los investigadores han encontrado que la exposición a productos químicos que interfieren con nuestras hormonas tales como el bisfenol A (BPA) está relacionado con la obesidad y el desarrollo de diabetes tipo 2.

Estos productos químicos conocidos como disruptores endocrinos químicos (EDC Endocrine Disrupting Chemicals) los encontramos en una gran cantidad de objetos que tocamos todos los días, tales como pesticidas, latas de alimentos, cosméticos, recibos de caja, e incluso vino. “Los productos químicos son tan comunes que casi todas las personas en la Tierra ha sido expuesto a una o más”, explica la Sociedad de Endocrinología de Estados Unidos.

EDC han sido conocidos desde hace tiempo por meterse con los sistemas naturales de nuestro cuerpo mediante la imitación o interferir con la acción de las hormonas. Debido a que las hormonas son tan importantes en la regulación de nuestro cuerpo, esto puede cambiar la forma en que nuestras células crecen y se desarrollan, y puede afectar a la mayoría de nuestras funciones biológicas, como comer, dormir, y la reproducción.

La nueva evidencia se basó en un estudio epidemiológico a largo plazo que mostraron que las personas que están expuestas a más EDC son más propensos a desarrollar obesidad y diabetes tipo 2. La declaración también esbozó un creciente cuerpo de evidencia que vincula la exposición EDC a la infertilidad, los cánceres relacionados con las hormonas, y problemas neurológicos.

La evidencia es más definitiva que nunca antes los EDC alteran las hormonas de una manera que daña la salud humana, cientos de estudios apuntan a la misma conclusión, ya sean estudios epidemiológicos a largo plazo en la investigación humana, básica en animales y células, o la investigación en grupos de personas con exposición ocupacional conocida a productos químicos específicos.

La evidencia sugiere que el riesgo es especialmente alto para los niños no nacidos que son expuestos a los EDC en el útero. En estudios con animales, los investigadores han encontrado que este tipo de exposición causa obesidad más adelante en la vida, y también puede afectar a las células alefa y beta del páncreas, las células de grasa y las células hepáticas, lo que puede conducir a la resistencia a la insulina.

Hasta el momento, los investigadores no han logrado mostrar exactamente cómo EDC desencadenan la diabetes tipo 2 y la obesidad en los seres humanos.

Está claro que tenemos que tomar medidas para minimizar aún más la exposición.

Fuente:

Comentarios