Las bacterias en nuestro intestino controlan el apetito

[x_section class=”left-text ” style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 45px 0px 0px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]

Los científicos investigaron el papel que las colonias de Escherichia coli (E. coli) las bacterias que viven en nuestros intestinos desempeñan en lo que comemos y descubrieron que liberan proteínas cuando han tenido suficientes nutrientes y estas influyen en las señales enviadas entre el intestino y el cerebro, y pueden incluso activar las neuronas relacionadas con el apetito para que te sientas lleno.

[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section][x_section class=”center-text ” style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_image type=”thumbnail” src=”http://organik.com.mx/wp-content/uploads/2015/11/tumblr_npnir6svqS1uxf9sro1_250.gif” alt=”” link=”false” href=”#” title=”” target=”” info=”none” info_place=”top” info_trigger=”hover” info_content=””][/x_column][/x_row][/x_section][x_section class=”left-text ” style=”margin: 0px 0px 0px 0px; padding: 0px 0px 45px 0px; “][x_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” bg_color=”” style=”margin: 0px auto 0px auto; padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_column bg_color=”” type=”1/1″ style=”padding: 0px 0px 0px 0px; “][x_text]

El estudio fue realizado en la Universidad de Rouen en Francia para el estudio analizaron las proteínas producidas por las colonias de E. coli que viven en los intestinos de ratones y ratas. En unos 20 minutos después de una comida, las bacterias comenzaron a producir diferentes tipos de proteínas, los investigadores aislaron estas proteínas llamadas ClpB, y las inyectaron en ratones para ver si una dosis afectaba su apetito. Encontraron que, independientemente de si los ratones habían estado comiendo una dieta normal o restringida, todos ellos muestran una disminución del apetito y comían menos.

 

Fuente:

  • http://www.sciencedaily.com/releases/2015/11/151124143330.htm

[/x_text][/x_column][/x_row][/x_section]

Comentarios