Las bebidas azucaradas aumentan la grasa visceral, averigua porque esto es peligro

Un articulo publicado en la revista American Heart Association revela que las dosis diarias de azúcar líquida pueden aumentar un tipo particularmente peligroso de grasa en el cuerpo conocida como grasa visceral lo que se traduce en un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.

La grasa visceral es más peligrosa ya que rellena los espacios entre nuestros órganos vitales, como el hígado, el páncreas y los intestinos. Se encuentra principalmente en el abdomen, que almacena grandes reservas de energía y produce hormonas y otras sustancias que afectan nuestra salud. El exceso de ella puede poner a una persona en riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2, la enfermedad cardíaca y conducir a niveles de hormonas inestables. En las mujeres, estos niveles anormales de hormonas puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 1.003 participantes, cuya edad promedio era de 45 (casi la mitad eran mujeres). Después de llenar cuestionarios alimentarios, los participantes se sometieron a tomografías al inicio y al final del día con el fin de medir los cambios de grasa corporal producidos. Los participantes fueron colocados en cuatro categorías diferentes: los no bebedores; bebedores ocasionales que tienen las bebidas endulzadas con azúcar una vez al mes o menos de una vez a la semana; bebedores frecuentes que tienen una bebida endulzada con azúcar una vez a la semana o menos de una vez al día; y los que bebían al menos una bebida endulzada con azúcar al día. Los investigadores siguieron a los participantes 6 años después de registrar los cambios que tuvieron lugar en horas extras.

Durante el período de seis años, los investigadores encontraron que volumen de grasa visceral aumentó en 658 centímetros cúbicos para los no bebedores, 649 centímetros cúbicos para los bebedores ocasionales, 707 centímetros cúbicos para los bebedores frecuentes, y 852 centímetros cúbicos para los que bebían una bebida cada día. Este aumento de la grasa se produjo independientemente de los niveles de actividad física, índice de masa corporal, el sexo o la edad de los participantes.

Comentarios