Las endorfinas no son las responsables de la euforia del corredor, al parecer son los “ endocanabinoides ”

Cualquier corredor conoce la sensación de euforia y la calma que se siente después de un entrenamiento intenso. Probablemente has escuchado que ese sentimiento se atribuye a las endorfinas, conocidas como sustancias químicas “felices”, pero puede que esto no sea cierto del todo.

Las endorfinas son analgésicos naturales del cuerpo. De vuelta en la década de 1980, los científicos encontraron que los niveles de endorfinas en la sangre se disparan después del ejercicio prolongado. A partir de ahí, la gente hizo el salto lógico al suponer que estas sustancias químicas también producen la sensación de euforia en el cerebro. Pero hay un problema con esta teoría. Las endorfinas son moléculas grandes, y son demasiado grandes para pasar a través del la barrera hematoencefalica . Así que no hay manera de que pudieran ser responsables de la euforia del corredor.

Un nuevo estudio en ratones sugiere que estos cálidos sentimientos difusos pueden ser el resultado de compuestos químicos hechos por el organismo llamados endocanabinoides. El sistema endocannabinoide es también responsable de la reacción psicoactiva, y el efecto de sentirse bien de la marihuana.

Los investigadores han pasado la última década buscando otras explicaciones aparte de las endorfinas para poder responder la pregunta y sus análisis los llevaron a los cannabinoides. Estos compuestos químicos son lo suficientemente pequeños para atravesar la barrera hematoencefálica y se unen a los receptores en el cerebro. La investigación reciente ha encontrado mayores niveles de endocannabinoides (los que el cuerpo produce naturalmente) en la sangre de las personas y de los animales después del ejercicio.

En el nuevo estudio, los investigadores del Instituto Central de Salud Mental de la Universidad de la escuela de medicina de Heidelberg en Mannheim, Alemania, compararon directamente los efectos de las endorfinas y endocannabinoides. Para hacer esto tomaron en cuenta que a los ratones les gusta correr en las ruedas por diversión y si esto pasa es tal vez porque sienten algo parecido a la euforia del corredor.

Encontraron que después de correr aparecen más tranquilos y menos sensibles al dolor, al analizar la sangre se dieron cuenta que tenían niveles más altos de ambos endorfinas y endocannabinoides. Además, pasaron más tiempo en partes bien iluminadas de su jaula, algo que sólo los ratones calmados y menos ansiosas hacen. También eran ligeramente más tolerantes al dolor.

Para desentrañar los efectos de las endorfinas y endocannabinoides, los investigadores primero dieron a los ratones medicamentos para bloquear los efectos de uno y luego el otro. Cuando se bloquean los efectos de los endocannabinoides, los síntomas de los máximos de la euforia del corredor desaparecieron. Cuando bloquearon las endorfinas en cambio, no pasó nada los animales se mantuvieron relajados y tolerantes al dolor.

Sus hallazgos sugieren que los niveles de endorfinas elevados en los ratones, entonces, no tenían nada que ver con la euforia del corredor.

Los hallazgos son interesantes, y pueden tener relación con nuestra evolución. Nuestros antepasados ​​tuvieron que ir a la caza y correr largas distancias para sobrevivir, así que tiene sentido que sus cuerpos produjeran un aumento de sentirse bien para que sientan menos dolor. Así que si te gusta la sensación de la euforia del corredor, es posible que los endocannabinoides son los responsables. Falta replicar las pruebas en humanos para poder corroborar si son iguales que en las personas.

Fuente:

Comentarios