Tos ferina una enfermedad prevenible con vacunación en la mayoría de los casos

Mamá sostiene a su hija con tos ferina intensa. La tos ferina (pertussis) es una infección del tracto respiratorio altamente contagiosa ocasionada por la bacteria gramnegativa Bordetella pertussis. En muchas personas, está marcada por una severa tos seca seguida de una ingesta aguda de aliento que suena como “grito”.

Antes de que se desarrollará la vacuna contra la tos ferina se consideró una enfermedad infantil. Ahora la tos ferina afecta principalmente a los niños demasiado jóvenes para haber completado el ciclo completo de las vacunas ( DPT y DTaP) o que no quisieron vacunar y los adolescentes y adultos cuya inmunidad se ha desvanecido.

Las muertes asociadas con la tos ferina son raras pero ocurren con más frecuencia en los bebés. Es por eso que es tan importante para las mujeres embarazadas y otras personas que tendrán contacto cercano con un bebé, ser vacunados contra la tos ferina.

La tos ferina se puede complicar produciendo compromiso del sistema nervioso y el miocardio. La infección se difunde principalmente durante la primavera y el verano. Si bien en los países desarrollados la incidencia de esta enfermedad es muy baja gracias a la vacunación, en todo el mundo hay entre 30 y 50 millones de casos de tos ferina y más de 300.000 muertes anuales. En general, a pesar de la alta cobertura con las vacunas DPT y DTaP, la tos ferina es una de las principales causas de muerte prevenible por vacunación en todo el mundo. La mayor parte de las muertes ocurren entre los niños pequeños no vacunados o con una vacunación incompleta: la protección completa contra la tos ferina requiere tres dosis de la vacuna.

Comentarios